Archive for the ‘Opinión’ Category

Apariencias

Siempre se me dibuja una sonrisa en la cara cuando veo en las películas, sobretodo en las americanas que se ve que les encanta, la clásica escena de un niño pequeño en la cama a puntito de dormirse y uno de sus padres contándole un cuento para que descansen plácidamente, sentados a un lado de la cama. Y digo que me hace gracia porque, que yo recuerde, a mí nunca me contaron los cuentos de esa manera… es más, nunca me contaron cuentos. Algunos los leía, otros me los inventaba, pero sobretodo los que más me gustaban eran aquellos que oías hacer referencia en alguna conversación y entendías más o menos de que trataban.

Es curioso descubrir con el paso del tiempo cómo los personajes de aquellas pintorescas historias que creías que no existían en realidad si que existen y que, alguien en su sano juicio los quiso plasmar en páginas coloreadas para que los niños aprendieran a reconocerlos cuando fueran por la calle.

En mi caso, la bruja de Hansel y Gretel, no vivía en una casa de dulces y caramelos y comía niños…era en realidad mi vecina del 3º. Vestida siempre con un batín rosa fucsia, unas zapatillas de ir por casa marrones oscuras y lo que parecía ser un pantalón de pijama gris. La cara la tenía llena de arrugas que intentaba ocultar con un kilo de maquillaje de colores estrambóticos…y no, no tenía ninguna verruga que yo recuerde, pero amigos daba miedo cruzársela por los pasillos de mi bloque. Suerte que nunca me invitó a dulces en su casa, si no, me hubiera cocinado a fuego lento en su horno.

¿El hombre del saco? por favor… ¿para qué va alguien a querer robar niños a diestro y siniestro sin más? si te los comieras, como hacía mi vecina…perdón la bruja, aun tiene sentido, pero si no ¿para qué?. Sin embargo si la bolsa estuviera llena de billetes… hmmm con eso se pueden hacer muchas más cosas. Si estáis pensando en todos esos ladrones que estafan aquí y allá sin recibir un castigo ejemplar habéis dado en el clavo, esos son los hombres del saco.

Os acordáis de eso de: “Abuelita ¿por qué tienes esa boca tan grande?” “PARA COMERTE MEJOOOOOOOOOOR” jejejeje alucinante, un lobo feroz que se hace pasar por una anciana inofensiva y simpática. Cuántas veces aparecen en televisión personajes de altas esferas políticas mandándonos mensajes de diversa índole, creyendo que les vamos a creer. Se podría decir también eso de que “son lobos con piel de cordero” ¿no?

A lo mejor puede que parezca un poco rebuscado pero el Flautista de Hamelín siempre lo he asociado a una gran y despiadada compañía bancaria, que en qué lo asocio, muy sencillo; en alguien que al no cobrar sus servicios debidamente se lo cobra con intereses devastadores. En el caso del flautista, al ver que los habitantes del pueblo no le pagan por haberse llevado las ratas del pueblo decide cobrarse la deuda llevándose a todos los niños con él…el banco te puede quitar la casa, y por desgracia lo está haciendo cada día a mucha gente, por no poder pagar sus hipotecas. Evidentemente en el cuento los habitantes no pagan por codicia y avaricia, no es el caso de la realidad que es más por incapacidad de pagar las deudas…pero aun así me asombra un poco la relación de actitudes.

Puede que se me haya ido la olla un poco con este post pero bueno…que cada uno saque sus propias conclusiones. En mi opinión personal, ojalá todas las aberraciones que padecemos hoy en día en general se hubieran quedado en unos cuentos infantiles, y no en la cruda realidad.

Talento Invisible

Recuerdo que cuando era pequeño, una vieja maestra del colegio que, a medida que pasaban los años se dedicaba más y más a desvariar y tomarla con los alumnos, nos explicaba en clase de religión que las parábolas escritas en la Biblia eran pequeños cuentos que narraba Jesús para hacerles entender a sus discípulos como era el reino de los cielos y bla, bla, bla. Y que todas tenían un significado de fondo o metáfora.

20070404155628-jesucristo-colegaPues bien, siempre he tenido presente en la cabeza una de estas historias, la de la “parábola de los talentos”. Y no me preguntéis por qué, pero no me acuerdo de ninguna otra que me hicieran pensar tanto en la vida…no prestaba mucha atención en esas clases.

Intentaré narrárosla con mis palabras sin salirme de madre y espero que sin levantar ampollas entre los que leáis esto…si hay alguien que lo lea claro.

El caso es, para aquellos que no os suene la parábola, que por aquel entonces Jesús estaba reunido con sus colegas (los apóstoles) posiblemente en alguna plaza de pueblo sentados en un banquito cómodo, o quizá en casa de algún conocido debajo de una parra a la fresca bebiendo vino y tomando un aperitivo… a fin de cuentas un buen rato con los amiguetes.

Entonces en una de esos momentos de lucidez que Jesús solía tener comenzó a contarles la historia de un mercader, llamémosle X, que tenía una bonita hacienda con campos de vid, una casa que te cagas y criados que le servían y que trataba con todo el respeto y amor del mundo. Era un hombre poderoso que con el trabajo se había ganado una reputación y un prestigio en toda la comarca.

Pues bien, el señor X tuvo que irse de negocios al extranjero y antes de partir mandó llamar a tres de sus criados para decirles cuatro cosas. En su ausencia estas tres personas se iban a quedar al mando de todo el cotarro, y a cada uno de ellos les dio responsabilidades midiendo sus “capacidades” personales. A uno de ellos le dio 5 talentos, a otro 2 y al último solo le dio 1 talento, advirtiéndoles que cuando volviera harían cuentas de ese préstamo.

parabola_talentos_1

Los dos primeros sabían como invertir esos talentos y así lo hicieron, ganando el doble de lo que tenían en un principio…pero el que había recibido solo un talento no supo que hacer con el, y por miedo a perderlo o que alguien se lo quitaran lo escondió por el monte en un hoyo.

Cuando el señor X volvió después de un año (las distancias por aquel entonces no se recorrían tan rápidamente como ahora) volvió a llamar a los tres siervos para ver cómo estaban las cosas por allí y en que habían empleado los talentos donados.

A los dos primeros, al ver que habían empleado bien los talentos obtenidos para conseguir beneficios para ellos mismos y para su señor, les premió con lo que habían ganado y subiéndolos de cargo en su pequeña o mediana empresa. Pero al tercero, al ver que por miedo, cobardía o simplemente porque no había sabido empleado el talento dado para hacer nada lo castigó expulsándolo de su “reino” a las penurias de la vida.

Pues bien, sin meterme en campos teológicos, siempre me asaltaron muchas dudas al respecto de esta peculiar historia. Está claro que el señor X es Dios, y que los siervos somos todos y cada uno de nosotros, y que la metáfora de la parábola es que los dones o “talentos” que nos ofrece el omnipresente hay que emplearlos en algún beneficio propio y de la humanidad y que guardarlos en un hoyo no sirve de nada…pero, estaremos de acuerdo en que en el mundo mundial no somos tres gatos, si no que somos billones de personas. ¿El señor X tiene talentos para todos? ¿Por qué se le castiga al que no hizo nada con su talento y no se le explicó qué tenía que hacer? porque literalmente lo que la biblia pone que le dice al siervo miedoso es esto:

“Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará. Y a ese siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.”

Y lo que más me preocupa y que ha sido motivo de este post… ¿qué pasa si no tienes talento de nada o no lo encuentras?. En la historia todos los personajes reciben más o menos talentos, pero seguro que el señor X tiene más de tres sirvientes, ¿qué pasa con el resto? ¿cabría la posibilidad de pensar que el señor X decidiera que hay siervos que no merecen tener talentos para llevar su hacienda?… Ya sabéis, cambiar “señor X” por Dios y haceros preguntas a vosotros mismos…personalmente yo sigo buscando el hoyo donde enterré mi talento, si lo encuentro ya os avisaré.

Entre quesos anda el juego

“- A veces, las cosas cambian y nunca vuelven a ser como antes. Creo que estamos en una situación de este tipo Kif. ¡Así es la vida! La vida se mueve y nosotros también debemos hacerlo.”           Spencer Johnson, (¿Quién se ha llevado mi queso?)

 

Recuerdo, que cuando empecé la carrera me agobiaban las largas horas que pasaba dibujando planos y bocetos, y para distraerme encontré este libro (¿Quién se ha llevado mi queso?) en la habitación de mi hermano. Pues bien, al rato de leerlo lo dejé por la mitad porque no entendía que utilidad me daba la metáfora del cuento a mi situación de por aquel entonces. Sin embargo, por otro artículo muy relacionado al tema del cuento, volví a leérmelo entero y ¡joder! que tonto fui al no entenderlo la primera vez.

quien-se-ha-llevado-mi-quesoPublico este post para divulgar un poco el libro, aunque hay miles de blogs que hablan de él, y seguramente muchos lo hayáis leído ya, evidentemente esto va dirigido a los que no sepan de su existencia.

Me he puesto a reflexionar seriamente en todo de lo que se habla en él, no os voy a desvelar nada jejejeje, vale más la pena que os lo leáis vosotros porque se pueden sacar cientos de lecturas y conclusiones. En mi caso, he podido descubrir cómo se ha llegado a la crisis actual en España por culpa de la burbuja inmobiliaria y por qué nos está costando salir de ella pagando los platos rotos.

El párrafo que pongo al principio lo pude sacar de internet, es la misma historia pero con los nombres de los personajes cambiados. No os voy a poner el link de dónde lo encontré, porque en mi inmensa ignorancia no sé si sería ilegal, así que mejor no voy a meter la pata. Lo que si que os digo es que a mi me ha ayudado mucho y lo voy a volver a leer, porque hay muchos detalles que se pueden pasar por alto y otros que les puedes dar más de un significado.

A los que lo leáis y les haya gustado me encantaría leer vuestras opiniones.

Un saludo y hasta la próxima.

¡Ánimo!

Hola a todos.

puño rojoHacía ya tiempo que no metía nada en la vieja caja de madera y hoy he querido volver a retomar las ganas de escribir y de sentir el poder de la palabra escrita.

Veréis, por unas cosas y otras me he tenido que buscar la vida, como mucha gente a día de hoy. Seguro que mi caso os suena, joven con titulación universitaria trabajando eventualmente de camarero…desgraciadamente es uno de los patrones que se está dando mucho en la actualidad.

Pero tranquilos, no estoy aquí para deciros por qué estamos así en este país, ni de quién es la culpa de que no se arregle o se hagan cosas positivas y constructivas, creo que cada uno puede sacar sus conclusiones y argumentos y estancarse en este punto no sirve de nada. Tampoco os voy a decir que esta situación pasará pronto y que todo mejorará, porque creo que os estaría engañando…no, escribo estas líneas para todo aquel que no ve la luz al final del túnel. ¡Ánimo!

Los que estéis en mi situación, buscando un futuro incierto, saben realmente lo cruda que está la realidad y el día a día así que no desfallezcáis porque  no estáis solos, somos millones. Cuando tengáis un día de abatimiento y no queráis hacer nada, no lo hagáis…desconectar de la forma que os de la gana, relajaos, pero aprovechadlo; porque incluso esos momentos son buenos para animarse y volver a la carga los días que os levantéis con ganas de coger el mundo por las pelotas. ¡Ánimo!

Buscad las soluciones donde no las hayan, apoyaros de la gente que os rodea y pedidles consejo y ayuda. Se habla mucho ahora de la gente emprendedora que forma empresas a partir de una idea aun en estos tiempos de crisis…tomemos su ejemplo simplemente en la fuerza de voluntad y en la cultura del esfuerzo no en el hecho de crear una empresa que le va a reportar beneficios, si no en la idea de salir adelante. Si te sientes que ya has tocado fondo ¡genial! porque eso quiere decir que ya no puedes ir más abajo, ya solo puedes ir hacia arriba.

Me gustaría pensar que tengo la “megafórmula” para resolver la crisis jejejeje pero no es así, sigo metido en el hoyo, y hoy es uno de esos días que no tengo ganas de hacer nada constructivo…por eso tengo que animarme ¡por eso quiero animaros a todos!

Este proverbio siempre me ha gustado mucho y me ha dado fuerzas, os lo dejo aquí para que recapacitéis:

“Si no puedes ser un pino en la cima de una colina,

sé maleza en el valle…

pero sé maleza mejor junto al torrente;

sé arbusto si no puedes ser un árbol…

Si no puedes ser camino real sé atajo…

Si no puedes ser el sol, sé estrella…

No vencerás por el volumen,

si no por ser el mejor de lo que seas…”

 

Un saludo y ¡ánimo!